Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 julio 2010 2 20 /07 /julio /2010 01:45

En los últimos años, no sé si son siete o serán nueve, heAmenhotep Planas (1)mos visto como aumenta progresivamente la agresividad hacia algunos periodistas y reporteros gráficos. No escapa a ello, los ataques selectivos hacia algunos medios de difusión social producto de la intolerancia democrática, de la intransigencia y de la prepotencia al no reconocer errores humanos.

Si bien es cierto las funciones libertarias de los comunicadores sociales es. Educar, Informar, y Entretener… hoy entre otras, no es menos cierto que el Código de Ética bien nos obliga a defender al “Estado Democrático y sus instituciones”, el periodismo posmoderno no puede darse el lujo de la pasividad, ya que los accionares cívicos también nos incluyen como ciudadanos de excepción, donde exista el suficiente entendimiento entre sociedad, medios, usuarios y gobierno, para garantizar asi pleno derecho de nuestras libertades ciudadanas: primero: escoger la profesión de nuestra preferencia; segundo, seleccionar el medio y el mensaje a nuestro libre albedrío o rechazar la obligatoriedad de “calarnos cadenas”; tercero: opinar sobre lo acontecido por cualquier medio como lo establece la Constitución y sin censura previa, sin existir entre estos tres valores de importancia. Todos son tan iguales como el otro para constituir asi un autentico estado por encima de los gobiernos en particular.

Ahora bien, entre la responsabilidad y la ética, con equilibrio y transparencia, debemos profundizar de acuerdo a las funciones libertarias sobre el rescate de los valores y principios que como periodistas tenemos, además de internalizar los valores tangibles e intangibles del medios como visión y misión. Cosas no muy complejas en la actualidad ante la posmodernidad de los conceptos y criterios comunicacionales posmodernos y la eComunicación, que a final de cuentas, hablan de “comunicación”. Censurar como se viene haciendo desde las alturas del Poder es generar nuevos conceptos de aComunicación, por su intolerancia, impertinencia, abusandose del lenguaje fonético y corporal para favorecer la manipulación política y la manipulación histórico-cultural.

La reflexión va mas allá de la obligatoriedad de mirarnos imaginariamente en un espejo y preguntarnos con ética y transparencia, sustentada en principios y valores si es que lo estamos haciendo bien, regular o mal, y no es para buscar culpables, si no para precisar de dónde vienen las fallas como vocerías de primer o segundo orden. Si es la verdad “absoluta” y si esta es de interés para el público.

Entre las medias verdades, o las medias mentiras a la cuales nos tienen  acostumbrados algunos voceros, con la intermediación de uno o varios medios y sin periodistas, la objetividad se verá cada segundo mas resquebrajada, manipulada y tergiversada, ya que el equilibrio no funcionará sino a favor del vocero emisor, manipulador o no.

Entre los derechos como ciudadanos tenemos, perdón, en Venezuela deberíamos tener la opción del zapping, cambiar de canal o de radio cuando nos pretendan saturar con “X o Y” tipo de mensajes, sobretodo sin la intervención y pluralidad de equipos de periodistas profesionalmente hablando. Cada quien debe recibir lo que desea recibir, para eso invierte desde sus bolsillos en sus formas de radio, o de televisión. Lo demás es cohersión oficial, sobretodo si tiene carácter político-partidista. Es por ello, que incomoda en algunos casos los verdaderos periodistas (léase entrevistadores, redactores, gráficos o camarógrafos). Un Periodista con valores y principios no se presta a esa manipulación.

Ante tales acontecimientos, a los incomodados irracionalmente le queda la violencia, cuando les debe asistir el uso de la razón y el dialogo para zanjar la búsqueda de la verdad absoluta, los mas objetiva posible, y entendible a los públicos a quienes la debemos hacer conocer. agrediendo al periodista y sancionando al medio no se ocultará la verdad verdadera, ya lo decía San Mateo: “No hay nada ni bajo las piedras que no venga a descubrirse”, “El mensaje siempre existirá” y es donde estaremos los periodistas a través de todos los medios enfrentando el trabajo manipulador de supuestas guerrillas comunicacionales para defender la verdad verdadera como un servicio social y como un sagrado derecho humano y constitucional.

Periodista/Educador

@AmenhotepPlanas

www.prof.amenhoteplanasraga.over-blog.es

amenhoteplanas@periodistas.com

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Prof. Amenhotep Planas Raga - en Información y Comunicación
Comenta este artículo

Comentarios